Rate this post

California, EE.UU. – Diecisiete personas estaban desaparecidas como consecuencia de un enorme incendio forestal, con varios frentes (Carr, Ferguson y Mendocino), que avanzaba por el norte de California, tras provocar la muerte de seis personas, entre ellas una abuela y sus dos bisnietos, destruir cientos de edificios y forzar evacuaciones masivas.

El presidente estadounidense, Donald Trump, declaró el sábado el estado de emergencia en California y ordenó que el Gobierno federal preste asistencia adicional.

En el incendio identificado como Carr, se formó una gran columna de humo que giró rápidamente con tanta fuerza como un torbellino de fuego parecido a un tornado. La bisabuela Melody Bledsoe, de 70 años, y sus bisnietos James y Emily –de 5 y 4 años, respectivamente– murieron cuando las llamas de Carr consumieron su casa rodante en un área rural.

Las llamas también cobraron la vida de dos bomberos, dijo por su parte el Servicio Forestal y de Protección de Incendios de California (Calfire), mientras que otro falleció en el incendio identificado como Fergunson. Más de 38.000 personas en Redding y otros lugares del condado de Shasta recibieron la orden de abandonar sus casas por el incendio Carr, de 32.740 hectáreas, que ha destruido al menos 550 viviendas y comercios.

No queremos dar la impresión de que todas estas personas han sufrido algún tipo de consecuencia grave

Incendio Carr en California

Funcionarios advirtieron que era probable que hubiera más evacuaciones. Unos 12.000 bomberos en tierra y en 17 helicópteros combatían el fuego, el cual solo estaba contenido en un 5 por ciento mientras se extendía rápidamente por Redding, una ciudad de 90.000 personas en el área de Shasta-Trinity.

Poco después de que se inició el fuego, las autoridades arrestaron a un hombre de 32 años, Brandon McGlover, sospechoso de ser el responsable de nueve incendios en el suroeste del condado de Riverside. El viernes por la mañana fue acusado de 15 cargos de incendio criminal, de los que se declaró inocente.

El incendio dejó en ruinas Keswick, un pueblo de 450 habitantes, dijo Calfire, que agregó que otros 5.000 edificios estaban amenazados.

Funcionarios de seguridad estaban tratando de localizar a 17 personas reportadas desaparecidas, pero indicaron que el número ha fluctuado en los últimos días, dijo por teléfono el sargento Todd Cogle, de la policía de Redding. “No queremos dar la impresión de que todas estas personas han sufrido algún tipo de consecuencia grave”, dijo Cogle.

“Enviamos oficiales a algunos de estos lugares (donde vivían) y las casas estaban intactas, así que es más que probable que solo fueron evacuadas”, agregó.
Actualmente, hay 89 incendios forestales grandes en 14 estados de Estados Unidos, mayormente en el oeste del país, según el Centro Nacional Inter-Agencias contra Incendios.

En lo que va del año, los incendios forestales han quemado casi 1,7 millones de hectáreas en Estados Unidos, por encima de los 1,5 millones de hectáreas en promedio registrados para el mismo período en la última década.