Rate this post

Houston – EEUU.- John William King, un supremacista blanco declarado, fue ejecutado, este miércoles, en la penitenciaría estatal de Huntsville, en Texas.

 

El hombre, de 44 años, recibió una inyección letal por su culpabilidad en el asesinato de James Byrd Jr., un sujeto de color al que King encadenó a la parte trasera de su camioneta y arrastró por aproximadamente cinco kilómetros.

 

El homicidio, ocurrido en Jasper, Texas, en 1998, es recordado como uno de los crímenes de odio más grotescos en la historia de Estados Unidos.

 

Durante la ejecución, la acuarta que se realiza en Estados Unidos este 2019, John William King mantuvo los ojos cerrados. No miró a los testigos, mientras llegaban a la cámara de muerte, tampoco a los familiares de su víctima.