Rate this post

Un burdel robot, que una empresa canadiense busca abrir en Houston fue clausurado por la autoridades de la ciudad.

La detención de la apertura del inusual lugar se produce después de la oposición de sus pobladores.

La compañía canadiense KinkySDollS ya presentó cargos en contra de la ciudad a la espera que sea reactivado el derecho a la apertura.

Según el portal de KinkySDollS, éste no es un club nocturno, sino “una tienda de muñecas de tamaño real”.

La tienda esperaba ser la segunda ubicación de KinkySDollS en el mundo y la primera en EE.UU.

La compañía opera con una sala de exhibición y ventas en Toronto, Canadá.

En ese local,  las muñecas también están disponibles para alquiler en el lugar por hora o media hora.

La ciudad también también presentó cargos para detener la importación de las “robots de burdel”.

La Organización Elijah Rising, dedicada a erradicar el tráfico sexual en Houston, trabajó durante tres meses para conseguir el cierre de la tienda.

La organización considera que “el desarrollo tecnológico debe promover la solución de problemas y no la promoción de estos”. La petición en línea consiguió más de 12,000 firmas.

Autoridades locales argumentan el cierre debido a que lugares como éste “promueven conductas inadecuadas” y la “violencia sexual”.

Un estudio del Instituto de Violencia Doméstica y Asalto Sexual (IDVSA) de la University of Texas reveló que en 2017 cerca de 79,000 menores y adolescentes en Houston son víctimas de tráfico sexual.

El reporte indica además que el tráfico de menores le cuesta a ese estado unos 6.6 billones al año.