Rate this post

Washington.- Un grupo de senadores republicanos preparan un plan de inmigración en sintonía con el del presidente Donald Trump, el cual busca canjear el controvertido muro fronterizo a cambio de un camino a la ciudadanía de 1.8 millones de soñadores en EEUU.

La ley de Seguridad y Éxito será radicada en el Congreso este lunes por siete senadores republicanos, encabezados por el senador Chuck Grassley de Iowa, reportó The Hill.

“Nuestra propuesta es apoyada por el presidente, que ha recorrido un largo camino para llegar a un compromiso. Esta es la única propuesta del Senado que tiene alguna posibilidad de pasar en la Cámara y de convertirse en ley”, dijo Grassley en un comunicado.

La legislación refleja el ofrecimiento de Trump a los demócratas. Un camino a la ciudadanía para aproximadamente 1.8 millones de “soñadores” a cambio de $25 mil millones de dólares para la construcción del muro fronterizo, sumado a restricciones a la inmigración familiar, un punto clave para los conservadores, pero considerado como un punto muerto para muchos demócratas.

Verificación de estatus migratorio

Lo que tendría de nuevo este proyecto de ley es el fortalecimiento del sistema de verificación de estatus migratorio para empleadores, conocido como E-Verfiy; penas más duras para indocumentados que reingresen al país luego de ser deportados, así como un sistema para acabar con los inmigrantes que se quedan en EEUU con visas vencidas. 

 

Los senadores republicanos argumentaron que este es el único proyecto que el presidente Trump apoya, un requisito para el que el líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Paul Ryan decida llevar un proyecto de ley a votación.

Sin embargo se espera que la propuesta conservadora no logre los 60 votos necesarios en el Senado, con senadores de ambos partidos que predicen el fracaso de las negociaciones.

El tiempo se está agotando, el Congreso solo tiene hasta el 5 de marzo de encontrar una solución definitiva para DACA, alivio migratorio que Trump terminó el año pasado en espera de una solución legislativa.