Rate this post

Charlotte, NC.- La Comisión de Servicios Públicos de Carolina del Norte, en una acción poco frecuente, negó el alza de las tarifas para el centro y oeste del estado, ordenándole a cambio, recortar las tarifas actuales.

No quedó claro cómo se verán afectadas las facturas de los clientes por el anuncio. Duke ahora debe presentar un plan a la comisión sobre cómo se verán afectadas las tarifas.

Duke había intentado recaudar $ 700 millones adicionales por año de parte de los clientes, incluso para recuperar los costos relacionados con su costosa limpieza de cenizas de carbón en todo el estado.

En una declaración, Duke dijo que estaba en desacuerdo con algunas de los observaciones del estado.

“La compañía evaluará los próximos pasos, teniendo en cuenta que es fundamental equilibrar las necesidades de nuestros clientes con inversiones inteligentes que mantienen los costos lo más bajos posible y mantener a Carolina del Norte competitiva a largo plazo”, manifestó la empresa de Energía Duke.

Duke puede apelar la decisión ante la Corte Suprema del estado, más la compañía no dijo si lo hará. La acción beneficiará a los clientes en un territorio que se extiende desde la frontera de Tennessee hasta Winston Salem y el área de Durham.

Aumento promedio

Duke inicialmente había solicitado un aumento promedio para todos los clientes de 13.6 por ciento. Bajo ese plan, las tarifas de los residentes habrían crecido en un 16,7 por ciento, el mayor incremento de cualquier grupo de clientes.

La reducción se hizo en virtud de los recortes de impuestos federales y un acuerdo parcial alcanzado con el personal de la comisión, que representa a los consumidores.

Duke dijo que se necesitaba aumentar el volumen de facturas para recuperar los costos en los que había incurrido para generar electricidad más limpia y modernizar la red eléctrica del estado. Al hacer el anuncio el año pasado, Duke dijo que incluso con el cambio propuesto, sus tasas seguirían siendo más bajas que en el año 1991, cuando se ajustaron por inflación.

Pero la compañía también generó críticas por pedirle a los clientes que paguen los costos de la ceniza de carbón, incluso para cerrar las áreas de cenizas, que los legisladores estatales ordenaron a Duke que no trabajen más después de un derrame de ceniza en el año 2014 sobre el río Dan.

Por: Santiago Paul Cruz Coello