Rate this post

El Centro Nacional de Huracanes ha informado en la mañana de este martes de que la tormenta subtropial Alberto, que ha perdido intensidad y se ha convertido en depresión, se ha desplazado al centro de Alabama. Los meteorólogos advierten de que la lluvia puede causar inundaciones repentinas y potencialmente mortales en las próximas horas o días a medida que se extiende hacia Alabama, Georgia, Tennessee y las Carolinas. Dos periodistas han muerto en Carolina del Norte a causa del mal clima en la región.

Entre 2 y 8 pulgadas pueden caer este martes en Alabama y el oeste de Georgia. Las inundaciones aisladas pueden alcanzar las 12 pulgadas en el paso de la depresión Alberto del valle de Tennessee hacia el valle de Ohio y la región de los Grandes Lagos.

Dos periodistas las primeras víctimas

La primera tormenta de la temporada de huracanes llegó este lunes por la tarde a Florida.El mal clima que ha dejado la tormenta Alberto en la región ha provocado dos víctimas mortales. Se trata de dos periodistas del canal de televisión WYFF News 4, filial de NBC, que han muerto este lunes en el Condado de Polk, Carolina del Norte, después de que un árbol cayera sobre el vehículo en el que se desplazaban para informar sobre el temporal.

Alberto arrojó entre 2 y 5 pulgadas de lluvia sobre Florida, según el Servicio Meteorológico Nacional. Las banderas rojas a lo largo de las costa han mantenido a la mayoría de la gente fuera del agua. Algunas zonas han experimentado inundaciones menores, según las autoridades. “La mayoría de los problemas que estamos teniendo ahora son árboles caídos y ramas caídas”, ha dicho el portavoz del condado de Walton, Louis Svehla, al Northwest Florida Daily News según informa AP.

La temporada de huracanes en el Atlántico arranca oficialmente este viernes. Alberto inaugura la que, según predicciones recientes, será una temporada de huracanes activa. “Lo que Alberto ha hecho por nosotros es que la gente desempolve sus planes de huracanes y que se active el abastecimiento de suministros”, ha dicho la portavoz del condado de Santa Rosa (Florida), Brandi Whitehurst.