Rate this post

Bill Cosby, el reconocido comediante estadounidense de 81 años, fue condenado de 3 a 10 años de prisión luego de que el pasado mes de abril fuera declarado culpable de agresión sexual.

El actor también fue calificado como “depredador sexual violento”, una categoría que obliga a las autoridades incluirlo en el registro estatal de Pennsylvania como una persona considerada peligrosa para la seguridad pública. Además quedó descartado que cumpla casa por cárcel e irá a una prisión estatal.

La sentencia va en sintonía con lo solicitado por el fiscal de distrito Kevin Steele que pidió al juez Steven O’Neil imponer una condena de 5 a 10 años, además de una multa de 25,000 dólares.

El jurado determinó que Cosby agredió sexualmente a Andrea Constand una noche de 2004 en su mansión de Filadelfia luego de drogarla.

El juicio y la condena al creador del exitoso ‘Show de Bill Cosby’ es el primer gran veredicto tras la aparición del movimiento #MeToo, que busca poner el foco en el acoso sexual. Otro de los casos más destacados, y que precisamente lanzó dicho movimiento, es el del productor de Hollywood, Harvey Weinstein, acusado de violación.

Tres en uno

Ayer lunes, el juez del caso Cosby anunció que el fiscal y la defensa habían alcanzado un acuerdo por el cual tres cargos contra el actor se fusionaron en uno solo.

La agresión de carácter sexual acompañada de una circunstancia agravante, el único cargo que pesa sobre él a partir de dicho arreglo, se castiga con solo 10 años de cárcel, mientras que Cosby hasta ahora teóricamente se enfrentaba a una posible pena de 30 años.

Debate sobre depredador sexual

La primera parte de la audiencia del lunes se dedicó a la solicitud de la Fiscalía de ver al octogenario en la lista de depredadores sexuales violentos del estado de Pensilvania, acorde a lo recomendado por el organismo competente, el SOAB.

Durante sus alegatos, el abogado principal de Cosby, Joseph Green, pidió al juez que fuera indulgente, tanto en la sentencia como sobre la solicitud de clasificarlo como un depredador sexual violento.

“El señor Cosby no es peligroso”, trató de defenderlo. “Los hombres ciegos de 81 años que no son autónomos no son peligrosos”, añadió.

El doctor Foley, testigo de la defensa, se opuso a esta clasificación argumentando que con 81 años y casi ciego, Cosby no era una amenaza.

No tuvo la misma opinión la experta del SOAB, quien advirtió que ” es posible que ya se haya encontrado con quien podría ser su futura víctima“.

En todo caso el juez optó finalmente por calificarlo como depredador sexual violento.

La caída

Cinco años atrás, Cosby era considerado una de las figuras morales más prominentes del país, pero también un incansable defensor del movimiento por los derechos civiles con el aval de haber sido el primer actor afroestadounidense exitoso de la televisión .

Pero docenas de mujeres lo han acusado públicamente de haberlas agredido sexualmente, casos que prescribieron todos excepto el de Andrea Constand, la única que pudo avanzar a un proceso penal.

Su reputación quedó sepultada bajo los testimonios, que invariablemente lo han retratado como un gran depredador sexual que a menudo incluía en su modus operandi la administración de fuertes sedantes.