Rate this post

El padre del bebé de siete meses, localizado el pasado fin de semana en las aguas del East River de Nueva York, cerca del puente de Brooklyn, huyó a Tailandia después de abandonar a su hijo, según ha informado la policía este miércoles. Unos turistas localizaron el cuerpo del pequeño que finalmente murió.

Las autoridades tailandesas detuvieron a James Currie, de 37 años, residente en el Bronx, cuando aterrizó en Bangkok, informa el jefe de detectives del Departamento de Policía de Nueva York, Dermot Shea. Currie será deportado a Estados Unidos en unos días acusado de un delito mayor de ocultación de un cadáver humano. “Es un caso desgarrador”, añade Shea.

Una turista de Oklahoma, que estaba de visita en la ciudad, vio el cuerpo desnudo del niño que solo vestía pañales. Su marido llevó el niño a la orilla e intentó reanimarlo. pequeño no respiraba y no tenía pulso.

La madre del bebé, de 36 años, que está separada del padre, se enteró en las noticias de lo que había sucedido con el pequeño antes de saber que se trataba de su hijo. Al día siguiente, descubrió que Currie no había podido dejar a su hijo, Mason Saldana, en la guardería.

Después de intentar ponerse en contacto sin éxito con Currie, telefoneó al 911. Durante la llamada, dijo que se había enterado del caso de un niño localizado en el río y que temía lo peor, explica Shea.

Según las autoridades, el bebé estaba vivo cuando su padre lo llevó a su apartamento en el Bronx alrededor de las 12:30 p.m. del sábado, según el acuerdo de custodia. Pero el pequeño murió antes de que Currie lo abandonara el domingo alrededor de la 1:30 p.m.

Un video recoge el momento en que el detenido camina hacia el río con el bebé dentro de una mochila portabebés. La mochila también apareció flotando en el río cerca del cuerpo del niño.

Aún se desconoce la causa de la muerte. Las autoridades apuntan que pueden presentarse cargos adicionales después de la autopsia.