Rate this post

Baton Rouge – EEUU.- Las autoridades de Nuevo Orleans han decidido derribar, de manera controlada, los grúas de construcción que quedaron suspendidas sobre lo que quedó del Hard Rock Hotel.

 

Ese inmueble, que se edifica cerca del Barrio Francés, colapsó parcialmente el sábado 12 de octubre. El derrumbe provocó la muerte de por lo menos dos personas. Otras más sufrieron lesiones, que les obligaron a recibir atención médica.

 

Aunque las grúas se mantuvieron en pie, existe el riesgo de que sus estructuras se vean afectadas por los vientos de la perturbación que se ha formado en el Golfo de México.

 

Según el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés), el fenómeno, que se mueve en dirección norte – noreste, podría convertirse en la tormenta tropical Nestor.

 

Ante esa posibilidad, especialistas emplearán explosivos y dinamitarán las grúas, de tal modo que se desplomen de manera vertical, sin afectar instalaciones de gas, de electricidad o edificios históricos.

 

De acuerdo con Tim McConnell, jefe de los bomberos, una de las torres tiene 82 metros de altura y la otra 92. Ambas son muy pesadas y ninguna es estable.