Rate this post

Ciudad de México – México.- La muerte de una niña guatemalteca en un centro de detención migratoria de Ciudad de México en mayo de este año, ha derivado en una acusación contra el Instituto Nacional de Migración por “omisión, negligencia e inadecuada atención médica”.

Pese a que en su momento las autoridades informaron sin detalles sobre la muerte de la niña, de 10 años, tras caer de una litera, ahora la Comisión Nacional de los Derechos Humanos asegura que el caso no fue atendido de manera adecuada por parte del médico y tres funcionarios del centro de detención.

La Comisión afirma que el doctor solo le dio una pastilla para el dolor, y “al continuar con vómito, presentar temperatura baja, color amarillo y con los ojos desorbitados, fue valorada de nueva cuenta por el médico, quien dijo que ‘seguramente la niña quiere llamar la atención’”.

Siete horas después de la caída fue traslada a un centro de salud por insistencia de varias mujeres, pero falleció en el trayecto.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos denunció el erróneo diagnóstico y a tres funcionarios, dos que no la atendieron correctamente y un tercero que intentó que la madre no denunciara al doctor por la muerte de su hija, diciéndole que eso retrasaría la entrega del cadáver.