Rate this post

Guayaquil – Ecuador.- El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, informó que de manera definitiva su país se retira de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur). Este retiro va de la mano con la posición y las decisiones de media docena de países de la región que ya se han apartado del organismo de “integración internacional”.

El mandatario ecuatoriano anunció que ya ha iniciado el trámite para separarse del bloque y cuestionó que en el mismo desde hace varios años no se trabaje en un mecanismo de integración real y que solo se use de manera política.

“Unasur se transformó en una plataforma política que destruyó el sueño de integración que en un inicio nos vendieron. Ecuador está comprometido con la integración regional, pero que funcione: que efectivamente integre países y pueblos. El futuro de nuestros países será más próspero y de mutuo beneficio si tendemos puentes de unión”, dijo el Presidente Lenín Moreno.

En un mensaje a la nación también anunció que ha exigido que se le devuelva el edificio sede ubicado en Ecuador y el retiro inmediato de la  estatua de Néstor Kirchner, que se encuentra en el lugar.

“Sudamérica tiene una pléyade de héroes y próceres que sí nos representan”.

Manifestó que su gobierno ha intentado en los últimos tiempos renovar y hacer viable la supervivencia del ente internacional, sin embargo no le fue posible por la postura política y la de los países que integran Unasur.

“Enviamos misiones de alto nivel a todos los países miembros para encontrar una salida, los cancilleres se entrevistaron en diversos foros, propusimos reconfigurar una agenda para que la Unasur se concentre solo en temas positivos, sin la politiquería perversa de los autodenominados socialistas del siglo XXI. No existen las condiciones para que Unasur pueda volver a trabajar por la integración sudamericana”, concluyó el sucesor de Rafael Correa en la presidencia de Ecuador.

El Gobierno ecuatoriano cuestiona, además, que desde hace un año la mitad de los Estados miembros no participan ni contribuyen económicamente y que la Secretaría General lleva dos años vacante.

Con esta decisión, Ecuador se incorpora al camino en el que avanza desde 2018, Colombia, Chile, Paraguay, Brasil, Argentina y Perú, críticos con el ente creado al albor del chavismo y que proponen la fundación de un nuevo ente de integración. En los próximos días habrá un encuentro en Chile en el que podría darse el impulso definitivo a Prosur, el organismo llamado a sustituir a la Unasur, que deja fuera a Venezuela.