Rate this post

En medio de un contexto económico desfavorable, muchos argentinos decidieron viajar a Rusia igualmente. Para estar allá y alentar a la Selección nacional, no les importó los vaivenes esquizofrénicos del dólar de los últimos días, ni la galopante inflación, que amenaza con igualar o superar a la del año pasado. Lo que, en el corto plazo, podría encarecer mucho más la cruzada patriótica y deportiva.

A pesar de este panorama complicado, desalentador para cualquiera que desea viajar al exterior, los hinchas argentinos siguen en el podio en la compra de entradas y ya están listos para copar la nación más extensa del mundo.

Todo listo para la fiesta del fútbol
Todo listo para la fiesta del fútbol

Lo que llama la atención es que, pese a la lejanía y a la situación económica, la FIFA anunció que vendió más de 15.000 entradas a compatriotas. Convirtiéndolos en los que más tickets adquirieron por detrás de los rusos y los estadounidenses.

Esto es particularmente curioso porque el costo del viaje para un argentino, dependiendo de algunas variantes, puede oscilar dentro de un valor que asustaría a muchos entusiastas.

Para tener una idea de lo que se está hablando aquí, Clarínrealizó un estimado de los paquetes más económicos y lo más caros del evento que nadie se quiere perder.

El pasaje a Moscú más barato, con dos escalas, por ejemplo, cuesta alrededor de 1.800 dólares. Los vuelos cotizan hoy en esa cifra pero estos números seguramente van a subir en la medida en que se acerque la fecha de la competición. Por esta razón, muchos hinchas compraron antes los pasajes.

El más básico

Teniendo esto en cuenta, el paquete más básico cuesta US$ 2.465 (47 mil pesos). Eso incluye el pasaje, la estadía de siete días por US$ 350 (con alojamiento en un hotel o hostel de dos estrellas a 50 dólares la noche) y, a eso se suma, la entrada a cada partido, que cuesta US$ 105 (si se está solo una semana se pueden ver tres encuentros, por lo que se gastará US$ 315).

Para aquellos, en cambio, que pretenden quedarse todo el mundial, pero sin gastar demasiado, el valor es mucho mayor.

En promedio, el paquete oscila entre los 7.000 y 9.000 dólares. Con esa plata se puede ir a todos los partidos de la competencia, comprando los tickets de segunda o tercera categoría (todos los partidos por US$ 2.000); comer dos veces al día en un restorán muy barato (todo el mes US$ 2.040); pagar los pasajes, y hospedarse en un hotel tres estrellas muy alejado del centro (todo el mes US$ 1.200 la noche)

En otro extremo se encuentra el “paquete VIP” del mundial que roza los 27.800 dólares (528 mil pesos) y que sirve para ir a ver los siete partidos de la Selección (en caso de que llegue a la final), incluido el inaugural, en las mejores ubicaciones de los estadios. Todos estos precios no incluyen los gastos de traslados entre ciudades.