Rate this post

Croacia se impuso ante Inglaterra y logró el último boleto de la final del Mundial de Rusia 2018.

Tras el triunfo de Francia sobre Bélgica en la primera semifinal del Mundial de Rusia, Croacia sacó la delantera y dejó en el camino a Inglaterra resolviendo un partido decisivo en Luzhniki. El duelo de estilos marcó una clara diferencia que comenzó a resolverse desde los primeros movimientos pero terminaron imponiéndose los croatas.

Fiel a su estilo, el combinado británico abrió el marcador a los 5 minutos con un extraordinario gol de tiro libre de Kieran Trippier. El defensor del Tottenham emuló a David Beckham con una exquisita ejecución y obligó a Subasic a buscar la pelota en el fondo de la red. El golazo prematuro encaminó la clasificación del campeón de la edición de 1966, aunque la reacción balcánica no tardaría en llegar.