Rate this post

El régimen Corea del Norte continúa con sus actividades nucleares pese a la intención de desnuclearización expresada por el líder Kim Jong-un meses atrás, advirtió el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en un informe publicado este martes.

“La continuación y desarrollo del programa nuclear de la República Democrática Popular de Corea del Norte son extremadamente preocupantes”, estima el director general de la agencia, Yukiya Amano, en este informe que se someterá a la asamblea general anual del OIEA en septiembre.

La agencia de la ONU, que no tiene presencia en Corea del Norte desde la expulsión de sus inspectores en abril de 2009, reveló específicamente que disponía de información sobre actividades relacionadas al “laboratorio radioquímico” norcoreano “entre finales de abril y principios de mayo de 2018”, es decir, después de la cumbre de las dos Coreas de abril.

La planta nuclear de Yongbyon (Kyodo/Reuters/archivo)

La planta nuclear de Yongbyon (Kyodo/Reuters/archivo)

Además la agencia señala que el reactor experimental de Yongbyon continúa su “ciclo operativo” iniciado en diciembre de 2015.

La OIEA subrayó por otro lado que Pyongyang continuaba con la construcción de su reactor de agua liviana, así como con la extracción y concentración de uranio en su sitio de Pyongsan.

Amano consideró como “profundamente lamentable” estas actividades que violan las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y llamó una vez más a Corea del Norte a “cumplir plenamente con sus obligaciones” internacionales. Destacó que la OIEA está lista para retomar rápidamente sus inspecciones en el terreno.

Kim Jong-un reafirmó el 12 de junio su compromiso a favor de una “desnuclearización completa de la península coreana”, en una reunión sin precedentes con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Kim Jong -un y Donald Trump en la cumbre de Singapur el 12 de junio de 2018 (Reuters)

Kim Jong -un y Donald Trump en la cumbre de Singapur el 12 de junio de 2018 (Reuters)

El dictador norcoreano había afirmado este objetivo el 27 de abril en una reunión con el presidente surcoreano Moon Jae-in, pero estas declaraciones de intención no fueron acompañadas de ningún calendario ni modalidades para llevarlas a cabo, muy lejos de la desnuclearización “completa, verificable e irreversible” exigida por Estados Unidos.

El Departamento de Estado estadounidense dijo la semana pasada que las discusiones con Corea del Norte iban “en buena dirección”, al mencionar las reuniones a puerta cerrada entre Washington y Pyongyang.

En tanto las dos Coreas tienen prevista una nueva cumbre en septiembre en Pyongyang.