Rate this post

Un pasado lleno de gloria con un presente fortificante hacia un futuro inestimable, serían los conceptos de valores que nos permitiríamos definir a la gran conquista que por más de 22 años hemos gestionado en varias administraciones municipales de la Ciudad de Charlotte, por conseguir una identidad en una de sus calles o avenidas, para que se valore nuestra aportación cultural e histórica de todas las comunidades de los países de habla hispana que hemos migrado a esta ciudad y condado Mecklenburg, a fin de tener un honroso nombre como es el de La Avenida de la Hispanidad, porque ella reúne todas sus características y especificaciones sociales de cada inmigrante del Continente Americano hacia los Estados Unidos de la Unión Americana y específicamente en esta sureña y amable Ciudad de Charlotte, en Carolina del Norte.

Migrar a territorio estadounidense en condiciones infrahumana, solo tiene una respuesta por la que se paga un precio demasiado alto a consecuencia de la corrupción que han y siguen generando, lamentablemente, los países desde donde iniciamos nuestros sueños, cuya nostalgia es una compañera eterna a la que no podemos en gran parte dejar.

Sin embargo, también existen cosas muy gloriosas dentro de esa historia que cada día se escribe en las página de el maravilloso libro de los inmigrantes. Los que han logrado triunfar a base de sacrificio: estudiando y preparándose para su futuro y el de su familia, con el que van a defender sus derechos sin olvidar sus raíces que son su herencia hispana, estén donde estén.Y los que trabajan de sol a sol, trepados en un techo o abriendo zanjas a más de 100 grados de temperatura o a 5 o 10 grados bajo cero, o simplemente empapados por la lluvia realizando trabajos que otros nacionales no lo hacen, pero aportando a la economía del país a base del pago de taxes y por los que ellos, en gran parte, no reciben los beneficios sociales de sus aportaciones que realizan al IRS; todo por salir adelante con su familia, que es donde comienza básicamente el sueño americano.

Esas historias que dignifican a los inmigrantes hispanos que salieron de Latinoamérica, son las que hemos impulsado a travez de muchos años, para que cada uno de ellos y su familia, tengan el orgullo de sentir que existen sus nombres en un solo manifiesto de reconocimiento que nos concede el honor y privilegio la Ciudad Reina de Charlotte, de tener en una de sus calles o avenidas un nombre como es el de La Avenida de la Hispanidad, porque, además, ella nos representará en cada paso de nuestra presencia en presentes y futuras generaciones que modestia parte, esa conquista, que es de todos, fue generada por nuestras linea editorial y apoyada por una dama que ama a la comunidad hispana, la ex-alcaldesa de Charlotte, Jeniffer Watson Roberts, a quien se le rinde un tributo de eterno agradecimiento, porque su obra queda y será reconocida por siempre y para siempre, en esta conquista de todos.