Rate this post

Miami.- Un juez condenó el viernes a más de 17 años de prisión a un hondureño que se declaró culpable de conspirar para detonar una bomba en una zona de comida de un centro comercial de Florida en apoyo al grupo extremista ISIS.

Un juez federal en Miami impuso la pena a Vicente Adolfo Solano. Los fiscales federales le habían solicitado al juez que recibiera la pena máxima de prisión, de 20 años. Los abogados de Solano solicitaron clemencia para él.

El FBI aseguró que Solano, de 53 años, quería detonar una bomba en octubre pasado en el centro comercial Dolphin, cerca de Miami, pero en realidad fue engañado por agentes encubiertos de ese organismo que le dieron una bomba falsa antes de arrestarlo.

A pesar de las afirmaciones de Solano sobre sus simpatías con el ISIS, el FBI admitió que no le encontraron vínculos con grupos terroristas. Solano nunca tuvo explosivos de verdad bajo su poder.