Rate this post

Washington.- El plan presupuestario anunciado por la Casa Blanca este lunes incluye la llamada caja de alimentos que suplantaría las tarjetas de débito con las cuales familias de bajos recursos reciben ayuda mensual para obtener alimentos.

El gobierno de Donald Trump está proponiendo ahorrar millones de dólares en los próximos años al ofrecer a familias de bajos recursos cestas con alimentos no perecederos cada mes a cambio de la ayuda económica o las llamadas food stamps o cupones alimenticios.

Reemplazará casi la mitad de la ayuda

Esta iniciativa que aparece en el plan de presupuesto enviado al Congreso el lunes por la Casa Blanca, reemplazará casi la mitad de la ayuda económica que reciben las familias a través del Programa de Asistencia de Suplementos Nutricionales, también conocido como food stamps, con lo que el Departamento de Agricultura está llamando Box America’s Harvest o Caja de Cosecha de EEUU.

Esta caja será confeccionada con productos “100% producidos y cosechados” en el país que incluirán leche de larga duración, mantequilla de maní, frutas y carnes enlatadas, pastas y cereales, entre otros.

El plan presupuestario de la Casa Blanca.

La Casa Blanca no ha dado detalles sobre cómo las familias potencialmente beneficiadas recibirán las cajas, limitándose a decir que los estados se encargarán de distribuirlas a través de la infraestructura ya existente o llevada a los hogares usando servicios de envíos.

Según el gobierno esto le ahorrará al fisco casi 130,000 millones de dólares en una década, asegurando que mejorará el valor nutricional de lo que consumen los hogares y disminuyendo las posibilidades de fraude que ocurren con el sistema de food stamps o cupones alimenticios, que funciona a través de tarjetas de débito.

Activistas que protegen los derechos del consumidor cuestionan si es realmente cierto que el gobierno se ahorrará esa cantidad de dinero al comprar y distribuir alimentos. Tampoco establece qué tipo de alimentos recibirán, lo que no se adaptará a las necesidades de cada familia, como sí lo logra el actual sistema.

Pero la interrogante más importante es cómo las familias tendrán acceso a esas cajas, especialmente si no poseen un medio de transporte para ir a buscarlas.

El secretario de Agricultira, Sonny Perdue, aseguró que es una idea innovadora que dará a los beneficiarios actuales de los cupones de alimentos un nivel de valor alimenticio similar al actual, pero ahorrándole dinero al gobierno.

Otro asunto que destaca es que estos productos tendrán la mitad del precio de las tiendas, algo que los activistas indican que es difícil de creer, especialmente por el costo de envío, si se decide ese método de distribución.

En todo caso, el Departamento de Agricultura indica que estas familias seguirán recibiendo los cupones de alimentos a través de las tarjetas de débito que ya se usan, pero con un menor monto.

La propuesta aplica a familias que reciben al menos 90 dólares en cupones, lo que incluye al 80% de los beneficiarios, es decir, unos 16 millones de hogares.