Rate this post

WASHINGTON – Los Cachorros de Chicago ganaron el juego, pero pueden haber perdido a Pedro Strop.

Golpeándose con un out y las bases llenas en la parte alta de la décima entrada y los Cachorros llevando una ventaja de 4-3 sobre los Nacionales de Washington, Strop dio un golpe rodado al antesalista Anthony Rendon.

Rendon lanzó a home al catcher Matt Wieters para el segundo out, luego Wieters lanzó al primero en una jugada bang-bang que inicialmente fue descartada, y luego se confirmó después de que los Cachorros desafiaran.

Después de que Strop se lanzó para la primera base en su último paso, se lesionó el tendón de la corva, cojeando hacia el campo derecho poco profundo. Mientras se revisaba la jugada, cojeaba lentamente hacia la primera base, visiblemente frustrado cuando fue recibido por el gerente Joe Maddon y el equipo médico del equipo.

Después del juego, que Chicago aguantó para ganar 4-3, Strop dijo que espera perderse un período prolongado de tiempo.

“En este momento está dolorido”, dijo Strop, “y obviamente tomará dos semanas, al menos, para que regrese a la lomita”.

El lanzador de 33 años, quien está programado para una resonancia magnética el viernes, ha sido fundamental para un equipo de los Cachorros que no ha tenido al taponero Brandon Morrow (bíceps) durante casi dos meses y está tratando de evitar a los Cerveceros de Milwaukee en una ajustada Liga Nacional en la carrera por el banderín central. Desde que Morrow llegó a la lista de lesionados el 19 de julio, Strop tiene efectividad de 1.77 y WHIP de 0.84, con 11 salvamentos en 13 oportunidades.

Strop entró al juego del jueves con un out en la parte inferior de la octava entrada de un empate 3-3. Salió de esa entrada, y lanzó una novena entrada para forzar entradas extras.

Javier Baez condujo en la carrera de ventaja en la parte superior de la décima en un toque sencillo. Después de una caminata que llenó las bases, Maddon decidió dejar que Strop, esperando que el derecho pudiera cerrar un juego en el que los Cachorros ya habían usado ocho lanzadores.

“Si anotamos, él volvería a salir”, dijo Maddon sobre la decisión de dejar a Strop en el juego en lugar de cambiarlo por un bateador emergente. “Si no anotas, no lo hizo. Eso fue todo. Anotamos. Escucha, golpeó la pelota con fuerza. Este tipo puede balancear el bate un poco. Eso no fue un golpe de suerte. Es solo el hecho de que trató de vencerlo, casi lo hizo y nunca se puede culpar a un atleta por competir “.

Strop dijo que si Wieters no hubiera sido tan deliberado con su lanzamiento de relevos a la primera base, no habría empujado tanto para vencerlo.

“Estuve a buen ritmo, pero no como todo”, dijo Strop, quien estuvo 0-por-3 de por vida como bateador entrando al juego del jueves. “Entonces, cuando vi que no habían tirado la pelota, ese último paso, tratar de alcanzar la bolsa, fue lo que me atrapó”.

Con la victoria, los Cachorros extendieron su ventaja sobre los Cerveceros a 1 1/2 juegos. Regresan a casa para recibir a Cincinnati por tres partidos y luego vuelan a Arizona por tres más antes de un día libre el próximo jueves. En ese momento, habrán soportado un extenuante tramo de 30 días consecutivos en los que tenían un juego programado.

Su victoria sobre Washington llegó en un día que se suponía que sería gratis, pero terminó siendo una composición de una competencia por lluvia del domingo pasado. Entre el calendario de impuestos y las lesiones de sus relevistas, Maddon no estaba seguro de quién sería el cerrador cuando su equipo se enfrentará a los Rojos el viernes.

“No tengo ni idea”, dijo el capitán de los Cubs. “Todos estos muchachos están en ebullición”.