Rate this post

Maricopa.- Aquellas imágenes todavía son hoy un símbolo del racismo contra los latinos en Estados Unidos. Hombres encadenados, con ropa interior rosa, durmiendo al aire libre en las infernales temperaturas de Phoenix y comiendo lo mínimo. Joe Arpaio, sheriff del centro de Arizona durante 24 años, presumía ante la prensa de las condiciones en sus cárceles y se autoproclamaba como “el sheriff más duro de América”. Hoy, la justicia quiere saber quiénes eran algunos de aquellos hombres. Porque ya no son delincuentes. Son víctimas y tienen derecho a una compensación.

En una furiosa estrategia contra la inmigración irregular, Joe Arpaio decidió ordenar a sus agentes que detuvieran por la calle a cualquiera que fuera sospechoso de estar ilegalmente en el país. Solo hay una manera de ser sospechoso de eso: el color de la piel. Básicamente, las órdenes de Arpaio eran detener a la gente con aspecto latino y pedirles los papeles, violando sus derechos constitucionales de no discriminación.

En 2007, un ciudadano mexicano que estaba de visita legalmente en Estados Unidos denunció al departamento del sheriff tras ser detenido por los agentes de Arpaio. El caso acabó convertido en una demanda colectiva conocida como Ortega Melendres vs. Arpaio. En 2011, un juez federal ordenó de forma cautelar al sheriff que dejara estas prácticas. En 2013, fue condenado por estas prácticas y el juez le puso un vigilante para comprobar que cumplía la orden cautelar. Finalmente, en 2017, Arpaio fue condenado por desacato por haber ignorado la orden del juez.

Como parte de aquella condena, el condado de Maricopa, que se compone de Phoenix y alrededores (4,3 millones de habitantes con un 31% de población hispana), estableció un fondo de indemnización de al menos 500.000 dólares para aquellos que fueron detenidos por su aspecto en los meses en que Arpaio ignoró las órdenes del juez. Además, se comprometía a un plan para encontrar a los más posibles antes del 3 de diciembre de este año.

La gestión del fondo recayó en la firma de abogados BrownGreer, de Virginia, especializada en este tipo de casos. La firma tiene un presupuesto de 200.000 dólares para hacer publicidad en inglés y en español para encontrar a las víctimas de Arpaio. En México, el socio de BrownGreer es el Centro de los Derechos del Migrante, una oficina de asesoría legal para trabajadores inmigrantes. Su misión es encontrar víctimas de Arpaio al otro lado de la frontera.

¿FUE DETENIDO POR ARPAIO? ESTO ES LO QUE TIENE QUE HACER
  • Tienen derecho a una indemnización todos los que fueron detenidos por agentes del sheriff para pedirles sus papeles entre 23 de diciembre de 2011 y el 24 de mayo de 2013
  • Da igual que en aquel momento se encontrara en situación irregular, o que se encuentre ahora en esa situación. Da igual en qué país se encuentre
  • La indemnización mínima son 500 dólares y la máxima 10.000 dólares, dependiendo del tiempo que estuviera detenido
  • Para apuntarse hay que rellenar el formulario que está en esta  web https://www.maricopasheriffcompensationfund.org/
  • Toda la información está en inglés y en español
  • La fecha límite para pedir la indemnización es el 3 de diciembre de 2018
  • La firma de abogados que gestiona las indemnizaciones garantiza la privacidad de los datos

“Buscamos a los que están en México o que tengan familia aquí que los pueda alertar”, explica por teléfono Evy Peña, directora de comunicación del Centro de Derechos del Migrante. “Hay personas que pueden haber regresado. La dificultad está en que no sabemos quiénes son”. Por el momento, están poniendo anuncios en las radios locales. Las personas pueden reclamar aunque estén en México, aunque nunca estuvieran legales en Estados Unidos, incluso aunque sigan allí sin papeles. “Se violaron sus derechos constitucionales. Tienen derecho a ser beneficiadas independientemente de su estatus migratorio”, explica Peña.

En concreto, los que pueden reclamar son aquellos cuya detención para pedirle los papeles se produjo entre el 23 de diciembre de 2011 y el 24 de mayo de 2013, el periodo en el que se produjo el desacato de Arpaio a la orden del juez. Cualquiera que fuera detenido durante más de 20 minutos. La compensación base son 500 dólares. A eso se le van sumando 35 dólares por cada 20 minutos de detención. El máximo por beneficiario es 10.000 dólares.