Rate this post

Pekín – China.- Desde hace cinco años una familia salvadoreña conformada por Waldir Menjívar, su esposa Rocío y su dos pequeñas hijas, viven en China; por tal motivo y aprovechando su visita oficial a ese país asiático, el presidente de El Salvador,  Nayib Bukele, acompañado de la primera dama Gabriela y su hija Layla, quisieron visitar a sus paisanos e incluso comer con ellos.

Waldir y Rocio son nativos de Apopa, en China él da clases de ingles y ella vende pupusas “a través de una red social local”. Justamente un platillo de pupusas fue el que tuvieron a bien prepararle a la familia presidencial para que disfrutara durante la visita a su hogar.

Para la pareja de inmigrantes salvadoreños,  la decisión de dejar su país fue muy difícil,  pero pero lo hicieron buscando “un mejor futuro” para sus hijas y aprovechando que tuvieron la oportunidad de migrar a China.

“Nos arriesgamos ya que no sabíamos qué obstáculos se nos podían presentar, pero gracias a Dios aquí estamos después de cinco años dándoles una buena educación a nuestras hijas y enriqueciéndolas con tres diferentes idiomas”, mencionó Rocio.

El presidente Bukele se reunió con sus paisanos durante una pausa que realizó en su agenda de trabajo. Al finalizar el encuentro con la familia de Waldir y Rocio, visitó el Gran Salón donde sostuvo un encuentro con el viceministro de Relaciones Exteriores de la República Popular de China Qin Gang.

El martes, Bukele se reunirá con el presidente chino Xi Jingping y su esposa Peng Liyuan.

Se espera que el sábado salgan de China hacia Doha, la capital de Catar, para encontrarse con el emir Tamim bin Hamad Al Zani y tratar “temas de inversión y cooperación”.