Rate this post

Los Ángeles – Estados Unidos.- En la que puede ser considerada como una de las entrevistas más honestas que el actor Brad Pitt ha ofrecido en los últimos años, el eterno galán conversó con el también actor Anthony Hopkins sobre sus problemas con el alcohol y la forma en la que ha enfrentado los traspiés de su pasado.

“Me estoy dando cuenta, como acto real de perdonarme a mí mismo por todas las decisiones que he tomado y de las que no estoy orgulloso, de que valoro esos tropiezos porque han conducido a cierta sabiduría, que a su vez me han conducido a algo más (…) No puedes tener una cosa sin la otra. Lo veo como algo que estoy empezando a entender en esta época de mi vida”, expresó el actor.

Entre los errores del pasado que han ayudado a Pitt a aprender, resaltó el del alcohol. El actor asegura que “hasta cierto grado”, sus dificultades con la bebida fueron necesarias, reveló que al separarse de la actriz acudió a Alcohólicos Anónimos, pues su adicción a la bebida fue uno de los causantes de la ruptura.

“Tenía alrededor a un montón de hombres abriéndose y siendo sinceros de un modo que nunca había visto. Creo que se convirtió en un lugar seguro donde no se juzagaba a nadie, por lo tanto, no te juzgabas a ti mismo”, dijo el actor,  quien explicó que después de eso dejó de consumir alcohol de forma definitiva.

“Creo que vivimos en una era en la que somos extremadamente moralistas y tardamos poco en tratar a las personas como desechables”, añade Pitt, que todavía está finiquitando su divorcio legal con Angelina Jolie. Siempre hemos puesto mucha importancia en el error. Pero el siguiente paso, lo que haces después del error, es lo que de verdad define a una persona. Todos vamos a cometer errores, ¿pero cuál es el siguiente paso? Como cultura, no tendemos a quedarnos lo suficiente para ver cuál es el siguiente paso de esa persona y esa es la parte que encuentro más estimulante e interesante”.

Pese a que Pitt se encuentra pasando por su época más relajada, sí confiesa que todavía en ocasiones “pierde los papeles”.

“Hay ocasiones en las que me dejo atrapar por algo y puedo perder el control, aparto las manos del volante. Pero tengo dos claves para mejorar, seguir siendo creativo y estar con la gente que amo”, expresó.

Sobre su fama por “no llorar”, Pitt asegura que justamente el tiempo lo ha cambiado un poco.

“No he llorado en unos 20 años y ahora descubro de mí mismo, en este tramo más tardío, que me emociono mucho más. Me emociono por mis hijos, por mis amigos, por las noticias. Simplemente, me emociono. Creo que es una buena señal. No sé hacia dónde va, pero creo que es una buena señal”.