Rate this post

La consultora brasileña Datafolha divulgó este miércoles una encuesta de intención de voto para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil, en la que se revela que el candidato de extrema derecha, Jair Bolsonaro, tendría el 58 % de los votos, mientras que el candidato rival, Fernando Haddad, obtendría el 42 %. 

Estos porcentajes solo contabilizan los votos válidos y no incluyen los blancos ni los nulos, como lo hará la Justicia Electoral el próximo 28 de octubre cuando tenga lugar la segunda vuelta. 

Al incluir todos los votos, el capitán de la reserva del Ejército, según el sondeo, obtendría el 49 % de los sufragios y el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) se quedaría con un 36 % mientras que los votos blancos y nulos sumarían un 8 % y los electores que no se han decidido un 6 %. De acuerdo con las simulaciones para una segunda vuelta que habían sido realizadas antes del domingo, los dos candidatos estaban técnicamente empatados, con cerca del 45 % de las preferencias.

Por su parte, Haddad se mostró confiado en su victoria, pese a que un sondeo le atribuyó una enorme ventaja a su adversario. “Me faltan ocho puntos porcentuales para llegar al 50 %”, dijo el candidato del Partido de Trabajadores en una rueda de prensa.

Con el resultado, Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985) que se ha caracterizado por sus comentarios homofóbicos, machistas, racistas y misóginos, se reafirma como la opción preferida de los brasileños para regir el destino del gigante suramericano.

Datafolha entrevistó este martes a 3.235 electores y registró la encuesta ante el Tribunal Superior Electoral (TSE) con un nivel de confianza del 95 %, lo que indica que entre 100 sondeos iguales, 95 de ellos estarán dentro del margen de error.