Rate this post

MADRID — Solo queda Karim Benzema para recuperar el gol. Y el status de grande de España.

El Real Madrid visita este domingo al Betis en sus horas más bajas. Corre el peligro de cerrar la primera vuelta de la clasificación fuera de la zona de Champions League con la peor cosecha de puntos en más de una década. Únicamente ha sumado 30 puntos de 54 posibles después de nueve victorias, tres empates y seis derrotas en 18 partidos de Liga, que lo colocan en la quinta posición de la tabla, su peor clasificación a estas alturas del torneo desde 2006.

El equipo blanco no se puede permitir, siquiera, un empate. Mucho menos Santiago Solari, que luego de 16 partidos dirigidos –dos más que su antecesor, Julen Lopetegui– sigue sin convencer a la afición merengue.

La temporada liguera del Real Madrid se ha visto marcada por la irregularidad de resultados desencadenada, en gran medida, por la falta de gol.

Después de sufrir la peor sequía goleadora en 30 años, el Real Madrid suma 26 goles a favor, tres más de los 23 que ha recibido, el registro más bajo a estas alturas desde 1994.

La cara nueva del Real Madrid definiendo de lujo en el entrenamiento.

Y aunque son diez los jugadores los que han visto puerta esta campaña, la aportación a la cuenta goleadora en Liga del ataque se reduce a 13 goles. Karim Benzema, máximo goleador esta campaña, titular indiscutible, apenas ha contribuido apenas con siete tantos en Liga.

La situación es tal, que Gareth Bale está empatado con un defensa, Sergio Ramos, como segundo goleador con cuatro dianas, mientras el resto de jugadores de ataque apenas suman cinco entre ellos: Lucas Vázquez, Isco y Marco Asensio, han marcado apenas un tanto cada uno.

Mariano, el heredero del dorsal ‘7’ no se ha estrenado y apenas ha visto acción en tres partidos de Liga. Vinicius Júnior, la última ‘gran esperanza’ merengue, tampoco.

La precaria situación del Real Madrid se ve agravada por las numerosas bajas por lesión.

Thibaut Courtois, Toni Kroos, Gareth Bale, Marco Asensio, Marcos Llorente y Mariano Díaz siguen fuera por lesión. A la ya larga lista de bajas se une Lucas Vázquez, que deberá cumplir con una sanción, y más que probablemente Vinicius Júnior, que lleva dos días sin entrenar debido a un proceso gripal y podría quedarse en Madrid.

A 24 horas de disputar el encuentro, ni siquiera el entrenador tiene claro si el atacante brasileño podrá formar parte de la expedición y de momento solo cuenta con un hombre de su aparato ofensivo base: Karim Benzema.

Pero el francés, aunque pieza fundamental en la creación, trabaja mejor fuera de los reflectores y no es ninguna garantía de cara a puerta. «No sabemos si Vinícius podrá viajar, tenemos que esperar un poco más para dar la convocatoria», confesó el técnico madridista en su comparecencia ante los medios.

Ha marcado todos sus tantos ligueros (siete) en cinco partidos y ya sufrió su propia sequía goleadora, cuando se mantuvo ocho jornadas consecutivas sin ver puerta.

A Solari le quedan pocos efectivos en el plantel para hacer frente a la apremiante situación, y no puede arriesgarse a que sea un jugador inexperto del Castilla el que intente salvar el día ante un equipo experimentado como el Betis y que busca recuperar su lugar en la zona europea.

Esto deja pocas opciones a Solari y todas apuntan a dejar a Karim Benzema como único hombre en punta. La primera, devolver la titularidad a Isco a pesar de su falta de ritmo para jugar detrás del francés. La segunda, y más peligrosa, recurrir al recién llegado Brahim Díaz para la posición y con ello terminar de condenar al malagueño.