Rate this post

El FC Barcelona ingresa anualmente 247 millones de dólares en concepto de patrocinios, una cifra que, de acuerdo al ranking elaborado por la revista Forbes, le coloca en el primer lugar entre los clubs de fútbol de todo el mundo.

El club azulgrana supera en 45 millones al Manchester United y en 47 al Real Madrid, que completan el podio de los clubs que mejor rendimiento obtienen por sus acuerdos comerciales.

El estudio publicado por la publicación estadounidense especifica que el Barça es el único de los tres grandes que ha aumentado sus ingresos por patrocinio porque mientras el Manchester United rebajaba 12 millones de dólares o el Real Madrid 16, el club catalán aumentó en 15 millones esas ganancias, estimándose que el valor de la camiseta y la firma deportiva que la viste le ha catapultado al primer puesto.

En ese aspecto destaca el acuerdo con Nike, que le asegura unos ingresos de 116 millones de dólares anuales convirtiéndose en el club con mejores condiciones en lo que a acuerdo comercial para sus equipaciones obtiene. Igualmente es tenido en cuenta su matrimonio con Rakuten, por el que ingresa otros 50 millones fijos.

En la lista, destacando la distancia entre el Real Madrid y el Chelsea (65 millones de dólares), crece el protagonismo del PSG, decidido como está a explotar en un futuro próximo sus acuerdos comerciales, y el Manchester City, que tras centrar sus estrategia en ampliar su marca alrededor del mundo con la creación o acuerdos con otros clubs ya trabaja en aumentar sus ingresos propios en cuanto a patrocinios.

Curiosamente, los tres primeros clasificados en la lista Forbes tienen pendiente, o estudian, sumar un apellido o nombre directamente a sus estadios. Camp Nou, Old Trafford y Santiago Bernabéu se contemplan como unos activos por los que Barça, Manchester United y Real Madrid confían en sumar cifras anuales por encima de los 20 millones de dólares con acuerdos, eso sí, que podrían establecerse por un periodo nunca inferior a los 15 años.

El Barça, en este sentido, ha sido sondeado por diversas compañías dispuestas a añadir su nombre al del estadio y cuyo pago servirá para acometer las obras de remodelación integral que debe comenzar durante el verano de 2019, aunque desde el Camp Nou se trabaja para cerrar el acuerdo con bastantes meses de antelación.