Rate this post

Los Ángeles – Estados Unidos.- La expectativa de los fieles seguidores no varió en la gala de la 71 edición de los Premios Emmy, pero las grandes masas no mostraron el mismo interés. La ceremonia fue vista por unas ocho millones de personas, la audiencia más baja en casi 30 años.

Las mediciones preliminares indican que hubo una caída de 23% de espectadores con respecto a la edición 70.

Desde 1990 la audiencia de la gala de central de los premios nunca había sido inferior a 10 millones.

Ni si quiera la posibilidad de que Game of Thrones, una de las series más vistas de las historia, estuviera a punto de romper un récord de galardones ganados hizo conectar a la gente en sus pantallas.

Reportes de medios especializados precisan que la cantidad de personas que vio la gala por televisión disminuyó de 7,4% a 5,1% en un año.

De las tres grandes ceremonias de premiación solo el Emmy bajó su audiencia. Los Oscar la aumentaron y los Grammy la mantuvieron.