Rate this post

Florida – Estados Unidos.- Comenzaron los entrenamientos primaverales de Grandes Ligas y las miradas estaban puestas en solo equipo: Houston Astros, que este jueves dio la cara en conferencia de prensa por el escándalo de robo de señas.

La palabra “arrepentimiento” resume la conferencia a la que asistieron el propietario de Astros, Jim Crane; el nuevo mánager Dusty Baker; y los peloteros Alex Bregman y José Altuve.

“Quiero expresar otra vez cuán sentido está nuestro equipo por lo que pasó. Y también quiero repetir que esto no va a volver a suceder bajo mi supervisión”, dijo Crane.

Houston Astros fue sancionado por Major League Baseball (MLB) después de una investigación que determinó que el equipo robó señas de sus rivales con el uso de aparatos electrónicos en el año 2107, justo en la temporada que ganó la Serie Mundial.

“Aprendí de esto y espero que podamos recobrar la confianza de los fanáticos”, expresó Bregman que terminó segundo en la votación al jugador más valioso en la pasada campaña.

“Tuvimos una gran reunión anoche. El equipo se siente mal por lo que pasó en 2017. El equipo determinó seguir adelante, jugar con intensidad y regresar con un campeonato”, agregó Altuve que ganó el MVP en el año del robo de señas.

También tuvo unas breves palabras el piloto Baker, que sustituyó A.J. Hinch quien fue despedido junto al gerente general Jeff Luhnow, tan pronto se conoció la sanción de MLB, la cual incluyó una multa de 5 millones de dólares.

“(Los jugadores) mostraron gran arrepentimiento y vergüenza por sus familiares, la ciudad y por el béisbol”, atestiguó Baker en la reunión del equipo. “Solo quiero pedir al mundo del béisbol que los perdonen por los errores que cometieron”, abogó.

Crane dijo en un mensaje dirigido a la afición que el equipo cree que puede “seguir adelante” ante el escándalo, que ha levantado críticas de peloteros y fanáticos.