Rate this post

Austin, Texas – Un adolescente ha muerto este lunes y una mujer ha resultado herida en Austin (Texas) por un paquete explosivo abandonado a la puerta de su casa durante la noche. Las autoridades sospechan que puede ser el segundo incidente en lo que va de mes, y están estudiando puede tratarse de un ataque racista, puesto que todas las víctimas son negras. Horas después, una tercera explosión en Austin ha herido a otra mujer.

El primer incidente tuvo lugar el 2 de marzo a las siete de la mañana, cuando Anthony Stephan House, de 39 años, perdió la vida al estallar un paquete explosivo que alguien dejó en el porche de su casa, en Haverford Drive. La policía consideró entonces que se trataba de un incidente aislado que no suponía una amenaza para la comunidad.

Esta mañana se ha producido otra explosión a unas 12 millas de distancia, en el vecindario de Windsor Park. Un paquete que alguien dejó en la puerta de una vivienda ha causado la muerte a un adolescente de 17 años y ha herido de gravedad a una mujer de 40 años; ninguno de los dos ha sido identificado. Como en la anterior ocasión, el paquete no fue enviado a través del servicio postal o de una compañía privada como UPS o FedEx.

“Hay similitudes que hacen que no podamos descartar que ambos estén relacionados”, ha señalado hoy el jefe de policía de Austin, Brian Manley. “No sabemos los motivos”, ha añadido, “sabemos que ambos hogares pertenecían a afroamericanos, así que no podemos descartar que sea un crimen de odio”.

A mediodía, la policía ha recibido avisó de otra explosión que ha herido de gravedad a una mujer de unos 70 años. No ha aclarado aún si está relacionada con los otros dos incidentes.