Rate this post

Buenos Aires, Argentina – El Senado de Argentina rechazó en la madrugada de este jueves un proyecto de ley para legalizar y despenalizar el aborto en las 14 primeras semanas de embarazo. La iniciativa que movilizó a la sociedad civil y provocó un largo debate público deberá esperar al menos un año para ser presentada nuevamente por sus impulsores.

Tras un debate de más de 15 horas, los senadores rechazaron la propuesta por 38 votos contra 31, y dos abstenciones, informó la presidenta del parlamento, Gabriela Michetti.

La Cámara de Diputados había aprobado la medida el 14 de junio y el presidente Mauricio Macri dijo que la firmaría si superaba el trámite en el Senado.

Para convertirse en ley, la iniciativa necesitaba la ratificación del Senado.

La decisión fue recibida con un estallido de alegría por los manifestantes que se oponían a la norma y que desde las primeras horas del miércoles coparon los alrededores del Congreso.

Entre los que apoyaban el sí, la reacción osciló entre la tristeza y la rabia. Algunos lanzaron piedras y quemaron basura, mientras la policía trataba de disolverlos con chorros de agua y gases lacrimógenos.

Aborto legal o aborto clandestino: llegó la hora de una discusión decisiva en Argentina

Pero los impulsores de la legalización del aborto aseguraron que no se darán por vencidos.

“El futuro no le pertenece al no. Más temprano que tarde las mujeres van a tener la respuesta normativa que necesitan. Más temprano que tarde el sí va a ganar este debate”, dijo el senador Miguel Angel Pichetto, jefe del bloque del Partido Justicialista (peronista) en su discurso de cierre.

En Argentina, país del papa Francisco, hay gran influencia de la Iglesia católica. Sin embargo, el país fue pionero en la región en aprobar el matrimonio igualitario en 2010.

En la noche, el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, ofició una misa en la catedral de Buenos Aires, retransmitida desde una pantalla gigante ubicada en una desierta Plaza de Mayo, a menos de una milla de la sede del Senado.

En varias ciudades de América Latina, como Ciudad de México, Quito, Lima, Rio de Janeiro y Santiago, grupos a favor de la legalización del aborto se manifestaron frente a representaciones diplomáticas de Argentina con el característico pañuelo verde de la campaña por el aborto legal.

En América Latina, el aborto solamente es legal en Cuba y Uruguay. También se permite en la Ciudad de México.

Con el rechazo del Senado, las únicas posibilidades de realizarse un aborto en Argentina seguirán siendo cuando corra peligro la vida de la mujer o cuando el embarazo sea producto de una violación.