Rate this post

Hay 21 centrales nucleares operando en Carolina del Norte (siete), Carolina del Sur (seis), Georgia (cuatro) y Virginia (cuatro), los estados que podrían verse más afectados en las próximas horas por el huracán Florence. Los dos reactores de Brunswick (Carolina del Norte), a tan solo cinco millas del océano Atlántico, han sido apagados por la compañía eléctrica Duke Energy.

Tienen el mismo diseño que la central nuclear japonesa de Fukushima, que en 2011 explotó y sufrió una fuga radiactiva tras un terremoto y una ola gigante.

Mapa de centrales nucleares.

 

La Comisión Reguladora de Energía Nuclear ha indicado que, aunque Brunswick pueda parecer la central más expuesta, todas las plantas que vayan a sufrir vientos huracanados tendrán que apagarse. “La buena noticia es que, debido a Fukushima, la planta está mejor preparada” para el huracán, ha señalado el experto en energía nuclear Dave Lochbaum al diario Charlotte Observer.

Las centrales nucleares deben estar preparadas para catástrofes como huracanes y terremotos, según la ley federal. Y suelen resistir: en 1992, el huracán Andrew, de categoría cinco sobre cinco, pasó sobre la planta de Turkey Point (Florida) sin causar daños. Y en 1996, el huracán Fran, de categoría tres, cruzó cerca de Brunswick también sin daños. Sin embargo, un año después del desastre de Fukushima, Duke Energy descubrió zonas de la central que podrían resultar afectadas en caso de inundaciones.

Se espera que Florence dejé hasta 40 pulgadas de lluvias; el año pasado, Harvey, con 60 pulgadas, inundó catastróficamente Houston (Texas). En aquella ocasión, se vieron afectados además almacenes de residuos nucleares; en la costa de Carolina del Norte y del Sur hay nueve de estas instalaciones, que la Agencia de Protección Medioambiental está vigilando para evitar una catástrofe.

Duke Energy considera que hasta tres de sus cuatro millones de clientes pueden quedarse sin electricidad debido a la tormenta, y podrían hacer falta semanas para recuperar el suministro, según su director, David Fountain. En Carolina del Sur, la compañía SCE&G ha advertido también de posibles cortes a sus más de 700.000 clientes. En la tarde del jueves, más de 12.000 clientes se habían quedado ya sin electricidad en la costa de Carolina del Norte, según informa la agencia de noticias The Associated Press.