Rate this post

Charlotte, NC.- Con el calor propio del verano actual, y los niños de vacaciones en casa, muchos de los padres permiten que sus hijos estén en sus piscinas o vayan a alguna de ellas; pero conozcamos algunos detalles que nunca deben olvidarse.

Según datos del CDC, el ahogamiento es la principal causa de muerte accidentan entre los niños de 1 a 4 años; y 10 personas mueren ahogadas cada día en Estados Unidos, cifras alarmantes que nos ponen a tener más control de nuestros pequeños cuando están en la piscina.

Vigilancia continua en la piscina

En el caso de los bebés está más claro (no quiero imaginar que alguien lo deje solo en una balsita o a la orilla de la piscina), pero cuando los niños se desenvuelven más o menos bien en el agua puede aparecer el descuido, nos confiamos. No obstante, tan solo un segundo de distracción puede ser fatal en un posible tropiezo, inmersión o golpe.

Un entorno seguro en la piscina

Tanto si es nuestra piscina particular, como si es comunitaria, la piscina debería estar inaccesible para los niños cuando esté cerrada, para evitar que se metan o caigan en ella. Debe estar rodeada por una verja o valla de la altura suficiente para que no la salten los niños. La puerta de acceso a la psicina debe tener un pestillo, cerradura o traba que los niños no puedan abrir por sí solos.

Juguetes seguros

Hemos comentado que flotadores, manguitos y tablas de flotación han de estar homologadas, pero lo mismo sucede con otro tipo de accesorios: los juguetes acuáticos e hinchables para piscinas. Si estos juguetes no están avalados por los controles de seguridad de la Comunidad Europea pueden ser defectuosos.

Hay que procurar no dejar los juguetes solos en el agua, ya que los niños pueden querer lanzarse a por ellos. Para evitar ese riesgo, mejor sacar los juguetes del agua al mismo tiempo que los pequeños, y de ese modo además tendrán con qué entretenerse fuera del agua.

Educación previa

En relación a los puntos anteriores, está claro que un niño no nace enseñado y muchas de las normas le son desconocidas. No podemos esperar que un niño se comporte de manera segura si no sabe cómo hacerlo, pues para él la piscina será un lugar de juego más.

De ese modo sabrán, antes de llegar, que no deben tirarse desde el bordillo encima de otros, sujetarse de otro niño que está en el agua, tirarse cerca de los escalones…

Ante una emergencia

Si hay socorrista, lo hemos de localizar rápidamente en caso de que no se haya dado cuenta del incidente. En cualquier situación es interesante que los padres tengamos nociones de reanimación cardiopulmonar para poder actuar si no hay socorrista, y mientras llegan los servicios de emergencia, a los que debemos llamar de inmediato.