Rate this post

El mal momento que vive el West Ham en la Premier League acabó con la paciencia de sus seguidores, quienes este sábado, durante el encuentro ante el Burnley, invadieron la cancha.

Luego de que cayera el primer gol de la visita al minuto 66, un grupo de aficionados ingresó al terreno del campo para encarar a los futbolistas de los Hammers.

Lo mismo sucedió tras los otros dos goles de la visita, aunque el árbitro decidió que se siguiera jugando el partido.

Con jugadores y el dueño

Los hinchas no solo buscaron bronca con los protagonistas, también lo hicieron con el dueño del equipo, David Sullivan, a quien le dijeron de todo.

Por su seguridad, Sullivan terminó por abandonar el estadio cuando llegó el tercer gol en contra.

Tras la derrota ante Burnley, el cuadro del ‘Chicharito’ se ubica en la posición 16 con 30 puntos, inmiscuido de lleno en la pelea por el no descenso.