Rate this post

Nueva Jersey.- La redada, que estuvo liderada por las Operaciones de Detención y Deportación (ERO) de ICE, se realizó durante cinco días. Entre los detenidos, se encuentran 14 dominicanos, 12 mexicanos, 10 salvadoreños. El resto de los detenidos son originarios de Colombia (4), Ecuador (4), Honduras (4), Filipinas (4), Perú (4), Guatemala (3), Cuba (3), Haití (3), Jamaica (3), Trinidad (3), Venezuela (2), Guyana (2), Corea (2), Macedonia (2), Pakistán (2), Anguila (1), Bangladesh (1), Camerún (1), Egipto (1), Ghana (1), Guinea (1), Nicaragua (1), Polonia (1), España (1) y St. Lucia (1).

Según ICE, el 77% de los arrestados son criminales convictos, mientras que el 70% tienen una condena por delitos graves. Entre los detenidos se encuentra un salvadoreño buscado por Interpol por ser miembro de la MS-13 y por traficar drogas y armas de fuego.

Los detenidos tienen entre 19 y 78 años. Algunos de ellos están acusados o fueron condenados por abusar de menores, abuso infantil, posesión y distribución de narcóticos y lavado de dinero. Entre los delitos que resalta ICE también están los DUI, fraude, violencia doméstica, robo, posesión de armas, robo, hurto, asalto agravado, asalto agravado contra la policía, resistencia al arresto, poner en peligro el bienestar de un niño, el secuestro o la entrada ilegal en el país.

Sin ningún tipo de antecedentes penales

Organizaciones de derechos humanos han denunciado en el pasado que ICE utiliza este tipo de redadas para arrestar incluso a personas sin ningún tipo de antecedentes penales. Así, la Unión de Libertades Civiles Americanas (ACLU) se ha quejado de que Inmigración ha desatado una campaña de persecución y detención de inmigrantes con “evidencias vagas de presunta pertenencia a una pandilla”.

Por ejemplo, una joven indocumentada pasó un mes en una cárcel (en espera de ser atendida por un juez de inmigración) después de que ICE la detuviera por haber hablado con un presunto miembro de MS-13 en su secundaria.

Ahora, los detenidos en el megaoperativo de Nueva Jersey seguirán los pasos judiciales para llevarlos ante un juez de inmigración para que ordene su expulsión o se procederá a la deportación de aquellos que tenían una orden final de salida.