Rate this post

Carolina del Norte – Estados Unidos.- Tras una investigación que inició en 1999, una mujer identificada como Deborah Riddle O’Conner, de 54 años de edad, fue acusada de asesinato en primer grado hace pocas horas.

Según la Oficina del Sheriff del Condado de Cumberland, la mujer mató a su hijo recién nacido y lo arrojó desde un automóvil al sur de Fayetteville hace ya 20 años. El bebé tan solo tenía un día de nacido cuando fue asesinado.

El ADN fue enviado recientemente a un laboratorio para pruebas, y los detectives usaron los resultados para localizar a O’Conner quien admitió ser la madre del niño.

Este viernes deberá comparecer ante la corte.