Rate this post

EEUU deportó durante el año pasado a 1,725 dominicanos por transgredir leyes estatales y federales, incluyendo algunos que ya habían cumplido condena en este país.

De ellos, 1,602 fueron hombres y 123 mujeres. La cifra es ligeramente inferior a 2017, cuando hubo 1,992 repatriaciones.

En la lista hay 46 que cumplieron cárcel por asesinatos y 664 por delitos de narcotráfico, según datos de la Dirección General de Migración de la isla, citados por Listín Diario.

Otros también purgaron condenas por lavado de activos, robos, fraudes, migración ilegal, porte ilegal de armas de fuego, asaltos,  documentos falsos, violaciones sexuales, trata de personas, terrorismo, violencia doméstica, secuestros y delitos menores.

Muchos optaron por un “retorno voluntario” a su país, por encontrarse indocumentados en EEUU, mayormente en Nueva York, Boston, Chicago y ciudades de California.

Todos los deportados fueron transportados a República Dominicana en 24 vuelos especiales, encadenados y celosamente custodiados, a bordo de aviones alquilados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), que aterrizaron en el aeropuerto Internacional de Santo Domingo.

Algunos de los deportados fueron arrestados durante intentos de entrada ilegal a EEUU, a través de diversas vías, y en este país tienen negocios y/o parientes.

Una de los más formas más típicas es viajar como polizones en barcos mercantiles que zarpan de puertos dominicanos hacia muelles de EEUU; cruzar en balsas improvisadas hacia Puerto Rico, o viajar a México e intentar cruzar la frontera terrestre.

Las autoridades de inmigración aplican una penalidad de cinco años de prisión a los ex presidiarios deportados que sean detenidos intentando regresar a EEUU.

Previo a su expulsión, los dominicanos con orden de deportación permanecen semanas retenidos en un centro de ICE, mayormente en la ciudad de Nueva York.

Al llegar a su país, son entregados a representantes de organismos de seguridad local que, en el caso de República Dominicana, incluyen la Dirección General de Migración, el Departamento Nacional de Investigaciones (DNI), Policía Nacional y el Cuerpo Especializado de Seguridad Aeroportuaria y de la Aviación Civil (CESAC).

Si no tienen asuntos pendientes con la justicia dominicana, quedan eventualmente en libertad.