Rate this post

Los Ángeles – California.- A dos subió el número de muertos en el ataque armado que un estudiante propinó el jueves en su propia escuela en Santa Clarita, Los Ángeles.

El inesperado tiroteo en la preparatoria Saugus duró solo 16 segundos, los suficientes para que dos estudiantes perdieran la vida y tres más resultaran heridos, dos en estado crítico.

El sospechoso, Nathaniel Berhow, se disparó en la cabeza indicaron las autoridades. Su condición es delicada.  El joven de origen asiático cumplía 16 años ese día.

“Esto es todo. Voy a morir”, pensó Shauna Orandi, de 16 años, cuando estaba en su clase de español y oyó cuatro detonaciones.

“Sólo escuchaba a un montón de niños llorando. Teníamos miedo”, comentó Rosie Rodríguez, que al igual que otros estudiantes corrió tras percatarse de la existencia de un atacante armado.

Una cámara de vigilancia grabó el momento del tiroteo, pero no dejó claro si Berhow tenía definidos los blancos o disparó al azar.

Las autoridades tratan de establecer un motivo. Han revisado las computadoras y documentos del sospechoso, pero no todavía no consiguen nada contundente.

«Simplemente no deberíamos temer por la vida de nuestros hijos cuando los dejamos en la escuela», tuiteó el gobernador de California, Gavin Newsom.