Rate this post

PARÍS, Francia.- Francia moviliza este fin de semana a 110.000 policías y gendarmes y 44.000 bomberos en un dispositivo de seguridad “de una amplitud excepcional“, ante las celebraciones de la Fiesta Nacional, el sábado, y de la final del Mundial de fútbol, el domingo.

Más de 230 zonas de hinchas se han previsto por todo el país para que cerca de un millón de espectadores pueda seguir en pantallas gigantes el partido entre Francia y Croacia, un número que puede aumentar dadas las solicitudes que están recibiendo las prefecturas, explicó hoy en rueda de prensa el ministro del Interior, Gérard Collomb.

La mayor de estas zonas estará en el Campo de Marte de París, con capacidad para 90.000 espectadores protegidos por 4.000 agentes, precisó Collomb, que dijo que se ha previsto un perímetro en el que se hará un doble control, el segundo con cacheo de todos los que quieran entrar.

En Estrasburgo (este), la zona de aficionados, en un parque, podrá dar cabida a 25.000 personas, y en Toulouse (sur) o en Lyon (este) a 20.000 cada una.

Si Francia gana, “el dispositivo se reforzará todavía más“, afirmó el ministro, que no quiso avanzar el plan para una hipotética celebración el lunes a la vuelta de los jugadores de Moscú, algo que anunciaría el presidente, Emmanuel Macron.

Antes de todo eso, la próxima noche y toda la jornada de mañana estarán marcadas por los actos de la Fiesta Nacional, que incluye cientos de bailes por toda la geografía francesa, fuegos artificiales y el tradicional desfile militar en la avenida de los Campos Elíseos de París.

Este último acto, presidido por Macron, contará con la protección de 2.900 policías y gendarmes que establecerán un doble perímetro de seguridad, lo mismo que se repetirá por la noche para un gran concierto popular en el Campo de Marte bajo la supervisión de 2.200 agentes.

En el área metropolitana de París, el número de miembros de las fuerzas del orden en servicio durante el fin de semana será de 12.000, y 3.000 de ellos se dedicarán específicamente a impedir que la fiesta degenere en disturbios, en particular en los barrios conflictivos.

Los cuerpos de elite de la Policía y la Gendarmería (GIGN, RAID y BRI) estarán igualmente en alerta por si tuvieran que intervenir, en especial en caso de ataque terrorista.

Otros desafíos para la seguridad en Francia este fin de semana son las dos etapas del Tour de Francia, que atraviesa el norte del país, y la operación salida de vacaciones.